Despierta Débora

"Despierta Débora" es un movimiento de oración, cuyo objetivo es despertar madres comprometidas en orar 15 minutos por día, para que Dios opere un despertar espiritual sin precedentes en la historia de nuestro País.
Despierta Débora

¿Cómo surgió el movimiento?

"Despierta Débora" Nació en el corazón de dos siervos de Dios, el pastor Jeremías Pereira y del pastor Marcelo Gualberto Da Solva (Director de Juventud para Cristo en Brazil) por ocasión de la Consulta Global sobre Evangelización Mundial, realizado en mayo del 95 en Seúl, Corea del Sur.

Una de las partes más importantes de esto culto fue la consagración de los primeros 100,000 jóvenes  (Cien Mil) de la iglesia coreana para la obra misionera, esta consagración fue realizada en el estadio olímpico de Seúl acontecimiento que inspiró a estos pastores a realizar una cosa semejante en Brasil.

Al día siguiente, durante el desayuno recordaron que durante la consagración de estos jóvenes coreanos hubo mención de gratitud a las madres que habian orado para que eso ocurriera, resolvieron entonces desafiar a las madres a orar intensamente, pues este despertar misionero es siempre fruto de mucha oración.

Actualmente en solo Brasil, alrededor de 50 000 "Déboras" de todas las denominaciones cristinas estan orando 15 minutos diariamente en más de 280 ciudades.

Las Déboras oramos por:
La conversión de nuestros hijos.
La restauración de los jóvenes que se han apartado de los caminos de Dios.
Un despertar misionero entre los jóvenes, que ellos hagan un compromiso para el resto de sus vidas de ser siervos de Dios.
Porque Dios levante una "generación de compromiso"; pastores, misioneros o sustentadores de la obra de Dios.
Por un avivamiento en los colegios y universidades de nuestro país.

En total oraremos por cincuenta y dos pedidos que tienen el objetivo de rogar porque Dios cumpla su propósito santo en cada uno de nuestros hijos.

Los 52 Motivos de Oración

1. Oramos para que nuestros hijos amen cada vez más al Señor y a Su Palabra. Oración: Padre Santo y Bueno tú oyes mi voz suplicante, cuando me acerco a ti y te pido ayuda vienes a mi auxilio, te ruego Padre que mis hijos te amen, porque tu proteges a los que te aman, pero a los orgullosos les das su merecido. Dame ánimo Señor para no cesar de orar, no quiero desmayar, dame esperanza que mis ojos verán a mis hijos postrados delante de ti adorándote con todo el corazón. Salmo 31:22-25.

2. Oramos para que nuestros hijos sientan verdadero deleite cuando nos congreguemos con los hermanos en la fe, oramos que nuestros hijos sean también intercesores delante de Dios. Oración: Padre Celestial te rogamos que nos concedas ésta súplica, oramos porque nuestros hijos amen estar en tu templo, que se alegren cuando vienen a la casa de Dios, que ellos Padre, se puedan unir a tu iglesia y a una sola voz, unánimes te glorifiquen a ti Padre nuestro y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Romanos 15:6

3. Oramos para que nuestros hijos sean libres de ataques espirituales a través de música secular, programas de televisión, novelas, revistas y libros, algunos de ellos promovidos por los mismos colegios y universidades que estudian. Oración: Venimos ante ti Padre y te suplicamos que resistas con autoridad al enemigo de las almas que quiere aprisionar a nuestros hijos y encadenarlos en el pecado, ¡Líbralos Señor! Así como Ester intercedió ante el rey. Se echó a sus pies y, con lágrimas en los ojos, le suplicó que pusiera fin al malvado plan que el diablo había maquinado contra tus hijos ¡Así te suplicamos que sus planes de condenación queden deshechos ahora Señor! ¡Así perezcan todos tus enemigos, oh Señor!Pero los que te aman sean como el sol cuando sale en todo su esplendor. Ester 8:3 y Jueces 5:31.

4. Oramos por un despertar de nuestros hijos para las misiones y para que ellos mismos sean sustentadores de la obra misionera. Oración: Padre hay muchos que todavía no te conocen, hay muchos jóvenes que todavía no han entendido tu evangelio ¿quién les predicará si nadie acude a ellos? ¿Quién los ayudará si sus sentidos están cerrados a tu Mensaje de Amor? Ahora te pedimos que sean nuestros hijos los llamados a predicarles las Buenas Nuevas de Salvación, Tu Palabra dice que bendices al que trae las buenas nuevas, despierta en nuestros hijos este sentir, que sean ellos los que irán a proclamar las Buenas Nuevas de Salvación. Isaías 52:7, Isaías 61:1; Romanos 10:15.

5. Oramos para que nuestros hijos se comprometan con la obra misionera por el resto de sus vidas: oramos para que nuestros hijos sean misioneros en su propio entorno o en otra cultura, que sientan el llamado a ser obreros y pastores. Oración: Padre no hay mejor profesión que el ser tu siervo, por eso te rogamos que les quites todo deseo de acumular sólo para ellos, nosotras mismas renunciamos a la avaricia y te pedimos que ellos sean tus siervos, que te sirvan con temor y temblor, que te rindan alabanza, pero que lo hagan de buena gana, para ti padre, y no para los hombres. Salmo 2:11; Efesios 6:7; Romanos 12:11.

6. Oramos para que nuestros hijos tengan el coraje de apartar todo lo que no provenga del Padre celestial. Oración: Padre tu palabra dice que la gloria de los jóvenes radica en sus fuerzas, que nuestros hijos Señor tengan la valentía de Daniel que se propuso no contaminarse con aquello que no era consagrado a ti, que nuestros hijos sean valientes para decirle NO a lo que a ti no te honra. Que sean fuertes con toda fortaleza espiritual para resistir la tentación. Proverbios 20:29; Daniel 1:8-9.

7. Oramos para que nuestros hijos tengan sabiduría del Señor para aprovechar cada oportunidad que se le presente de testificar. Oración: Así como tus grandes profetas del Antiguo Testamento que enfrentaron reyes, pueblos fuertes, grandes ejércitos y nada los intimidó, así como los apóstoles que fueron enviados a esparcir la semilla del evangelio a todo el mundo, así Señor te pedimos que nuestros hijos aprovechen cada minuto de su vida para testificar que tú eres real. Que nuestros hijos estén prestos a testificar contra los hechiceros, los adúlteros y los infieles, contra los que explotan a sus asalariados; contra los que oprimen a las viudas y a los huérfanos, que testifiquen al que niega tu Nombre, que testifiquen al que no te tiene temor. Malaquías 3:5

8. Oramos por el despertar de niños, adolescentes y jóvenes. Que haya un mover del Espíritu en ellos, un mover profético, un amor por la Palabra de Dios, compromiso con Jesús y corazón lleno de alegría por estar en la iglesia. Oración: Te rogamos Padre Bueno que nuestros hijos abandonen toda maldad, que abandonen engaño, hipocresía, envidias y toda calumnia, pon en el corazón de nuestros niños, adolescentes y jóvenes ansiedad por la leche pura de la palabra, como cuando eran niños recién nacidos. Hazlos crecer amando tu palabra, que maduren en tu salvación, que ellos mismos puedan probar lo bueno que eres tu Señor. 1 Pedro 2:1-3.

9. Oramos por la sanidad de traumas sexuales, complejos de superioridad, de inferioridad o de cualquier otro sentimiento que pueda generar rebeldía. Oración: Ay Padre hay niños, adolescentes y jóvenes que han sido violentados en su intimidad sexual por eso ahora se sienten consumidos, insultados, agraviados y tienen vergüenza de vivir con libertad, tienen miedo de levantar sus cabezas, ahora nos apropiamos de tu promesa eterna que nos dice, serán consumidos, todos los que te consumen; y todos tus adversarios, todos irán en cautiverio; pisoteados serán los que te quebrantaron, y a todos los que hicieron presa de ti daré en presa. Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, dijeron de ti, nadie se acuerda. Pero yo te tengo en mi corazón, dice el Señor, eres la niña de mis ojos. Jeremías 30:16-18; Salmo 17:8.

10. Oramos por la conversión de nuestros hijos, que cada uno de ellos sea alcanzado por el inmenso amor de nuestro Señor. Oración: Intercedo ante ti amado Padre, por la entrega total de sus vidas a tu Hijo Jesucristo Que ninguno de mis hijos muera sin haberte conocido, que puedan ellos proclamar tus maravillas, si es necesario castígalos, pero no los entregues a la muerte, no los trates con tanta dureza Padre, ábreles la puerta para que te vean y puedan alabarte. Salmo 118:17-19.

11. Oramos por los menores abandonados en la vía pública, orfanatos, entidades del gobierno, etc. Oración: Señor con tu inmenso amor suple todas sus necesidades, como dice tu palabra, tú eres el Padre de los necesitados, su defensor, Tú eres el que hace justicia a los pobres del pueblo y salva a los necesitados; Tú eres quien se compadecerá del desvalido y del necesitado, y a los menesterosos les salvará la vida. Job 29:16; Salmo 72:4.

12. Oramos para que nuestros hijos sean cada vez más fortalecidos en Cristo Jesús y libres de toda concupiscencia de la carne. Oración: Te rogamos Señor que nuestros hijos no deshonren sus propios cuerpos, no los entregues a la inmundicia, que no reine en ellos el pecado mortal, que no caigan en pasiones deshonrosas como los que no conocen a Dios, que cada uno tenga una relación bendecida por ti, en santidad y honor. Romanos 1:24; 6:24, 1 Tesalonicenses 4:4-6.

13. Oramos por el crecimiento espiritual de nuestros hijos. Que no haya pecados no confesados, sentimientos de amargura, falta de perdón ni doble ánimo. Oración: Saca la mentira del corazón de nuestros hijos, que no sigan aprisionados por el rencor o el doble ánimo, Dales tiempo de refrigerio después que se hayan arrepentido Señor. Hechos 3:19; Hebreos 12:3

14. Oramos por los colegios y universidades donde nuestros hijos pasan la mayor parte del día. Oración: Oramos Padre por los directores, profesores, tutores, coordinadores y por cada enseñanza que es brindada a nuestros hijos, Tú con mano fuerte, enséñales que no caminen por un camino diferente, que sólo a ti, Jehová de los ejércitos, a ti te honren y obedezcan, que sea a ti su temor y su miedo. Isaías 8:10-15.

15. Oramos para que el Señor de a nuestros hijos discernimiento y firmeza para rechazar todo concepto dado en las aulas de clase que contradiga la Palabra de Dios.

16. Oramos por la capacidad intelectual e interés de estudiar de nuestros hijos. Que ellos tengan constancia y voluntad por terminar sus estudios.

17. Oramos por la salud física, mental, emocional y espiritual de nuestros hijos. Por su crecimiento y madurez en todas estas áreas.

18. Oramos por el carácter, temperamento y personalidad de nuestros hijos. Que en su modo de ser y vivir den un buen testimonio de Cristo.

19. Oramos por la buena relación entre hermanos de sangre, que haya armonía, confianza y respeto mutuo entre ellos. Oración: Como dice tu palabra Señor ¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía! Así que nuestros hijos practiquen la tolerancia, el servicio mutuo y sobre todo el amor entre ellos. Salmo 133:1

20. Oramos por la paz, armonía, alegría y amor en nuestras familias. Oración: Padre Santo oramos porque nuestros hijos sientan satisfacción de estar en casa. Que no haya pleitos entre nosotros Padre, que no haya altercados que causen nuestra división, que practiquemos la confianza en verdad y amor. Génesis 13:8.

21. Oramos por cada adolescente y joven de nuestra iglesia, que ellos puedan entender el propósito por el cual tú los has escogido, llámalos a tu servicio Señor, ellos son la generación llamada a ser de bendición a toda nuestra nación. Oración: Para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. Que nuestros hijos puedan brillar como estrellas en el firmamento. Filipenses 2:15.

22. Oramos por la extinción de prejuicios sociales y raciales entre nuestros jóvenes, adolescentes y niños. Oración: Crea amado Padre en el corazón de cada joven el amor fraternal y un sentimiento de pertenencia a tu amada familia, sea cual sea la raza, color o posición social de cada uno. Padre te rogamos que sean todos de un mismo sentir, compasivos, que se amen fraternalmente, que sean misericordiosos y amigables. 1 Pedro 3:8.

23. Oramos Padre para que se levante en nuestra iglesia jóvenes comprometidos que participen activamente en el liderazgo. Oración: Querido Dios te rogamos ¡devuélvenos ahora en este tiempo, momentos de mucha alegría! Que nuestros ojos puedan ver a muchos jóvenes levantados como siervos tuyos, dales tu favor a nuestros descendientes, confirma en nosotros la obra de nuestras manos, sí, ¡confirma la obra de nuestras manos! Salmo 90:15-17.

24. Oramos para que el Señor libre a nuestros hijos de vicios de cualquier especie, que sean sensibles al sufrimiento de compañeros y amigos que han caído en adicción, que nuestros hijos puedan ser intercesores por ellos.

25. Oramos por la restauración de los que se han apartado del camino del Señor, de aquellos que conociendo al Señor volvieron atrás. Oración: Nuestro Dios nos acercamos a ti plenamente convencidas que tus promesas se cumplirán en nuestros hijos y por eso creemos en cada una de tus palabras porque tú no mientes y nos has dicho que si ellos se arrepienten tú los restaurarás y podrán servirte, que nunca desmayemos nosotras de pedirte por ellos, que vuelvan a ti Padre, como el hijo pródigo, que vuelvan a tus amantes brazos porque tú eres un buen pastor y das tu vida por tus ovejas descarriadas. Jeremías 15:19.

26. Oramos para que el Señor toque los corazones de nuestros hijos, para que se vuelvan a Jesús y sea firme su convicción de fe.

27. Oramos también Señor, para que quites las vendas que Satanás ha colocado en los ojos de muchos jóvenes impidiendo así que vean el verdadero camino. Oración: Señor, sólo tú puedes darle vista a los ciegos, tú eres quien sostiene a los agobiados, tú amas el camino de los justos, si nuestros hijos no pueden ver este sendero de verdad y justicia, ¡ábreles los ojos Señor! Ellos están caminando como palpando la pared como los ciegos, andan a tientas como los que no tienen ojos, en pleno mediodía tropiezan como si fuera de noche; teniendo fuerzas, parecen muertos, por favor ten compasión de ellos, dales entendimiento y ellos te podrán ver, quítales las vendas y te podrán ver. Isaías 59:10; Salmo 146:8; Mateo 21:14.

28. Oramos para que nuestros hijos se sientan felices y privilegiados por pertenecer a una familia cristiana.

29. Oramos Señor para que libres a nuestros hijos de la influencia de vicios, materialismo, mensajes anticristianos, inmoralidad y consumismo.

30. Oramos Padre, por los amigos de nuestros hijos, declaramos ahora una palabra de bendición sobre la vida de cada uno de ellos.

31. Oramos para que como padres, busquemos sabiduría divina y gracia a fin de vivir una vida bonita y coherente que conduzca a nuestros hijos a escoger siempre el mejor camino.

32. Oramos Señor para que nos des sabiduría como padres, para saber tratar individualmente a cada hijo.

33. Oramos Señor para que despiertes a padres y madres naturales o espirituales para estar intercediendo por sus hijos.

34. Oramos por los hijos de nuestros pastores que puedan dar ejemplo en toda su conducta. 1 Timoteo 4:12 “Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza.”

35. Oramos por los hijos de todo el liderazgo de nuestra iglesia.

36. Oramos por los hijos de los misioneros, por sus necesidades físicas, materiales, sicológicas y educacionales, etc.

37. Oramos por aquellos hijos que para poder continuar con sus estudios se ven obligados a dejar a sus padres, familia y ciudad.

38. Oramos Señor por los hijos de los presos, de enfermos de SIDA o pacientes terminales. Oración: Oramos con fe Señor por cada uno de estos enfermos, les enviamos palabra de sanidad en tu nombre, levanta a los enfermos, a los que están postrados resucítalos Padre, tú eres Topoderoso, médico de médicos, el único que tiene poder para resucitar a los muertos. Santiago 5:15

39. Oramos por los niños que son portadores de enfermedades de cualquier especie. Principalmente por aquellos que tienen SIDA o cáncer. Oración: Quédate con ellos Señor a cada instante y úsanos para llevar un poco de consuelo, amor y cariño a estos niños, queremos ser instrumentos en tus preciosas manos para llevarles palabra de sanidad, oraciones de consuelo, palabras de aliento, medicina y refrigerio espiritual.

40. Oramos por los niños, jóvenes y adolescentes carentes de recursos y que se ven obligados a trabajar.

41. Oramos por los niños, jóvenes y adolescentes que están en nuestra iglesia, y que sus padres aún no conocen de Dios, que estos jóvenes sean testimonio en sus casas. Oración: Tú Padre has tenido en tus planes que sean estos muchachos los primeros en conocerte, ahora usa a tus hijitos para que sean luz, para que sean la sal que sazonará la vida en sus hogares, para que ellos sean las cartas abiertas que sus padres verán para que agradecidos quieran conocerte, usa a nuestros chicos padre, para que sus padres se acerquen a ti. Marcos 10:19. 42. Oramos por la directora de Escuela Dominical de nuestra iglesia y por cada maestro llamado a servir entre los bebés de cuna, párvulos, principiantes y adolescentes de nuestra iglesia. Que la sabiduría, gracia y la unción de Dios esté sobre sus vidas.

43. Oramos por los hijos de padres divorciados, separados y también por los hijos que han sido abandonados. Oración: Tú amado Padre, suple toda esta ausencia sobre sus vidas y dales amparo yconsuelo en medio de esta prueba.

44. Te pedimos Espíritu Santo que te unas a nuestra oración, intercede por nosotros con gemidos indecibles al Padre Celestial, no permitas que dejemos nunca de orar por nuestros hijos y que ellos oren también con nosotros.

45. Oramos para que todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo que es justo, todo lo que es de buen nombre, toda virtud y todo lo digno de alabanza, sea lo que ocupe la mente y pensamientos de nuestros hijos.

46. Oramos por la coordinadora general del movimiento Despierta Débora, por las coordinadoras de las regiones de nuestro país, de las iglesias y por cada uno de sus hijos, para que la gracia, la sabiduría y el cuidado de Dios sean sobre sus vidas cada día.

47. Oramos por las profesiones de nuestros hijos, tú Padre oriéntalos para que la carrera que ellos han escogido sea usada para tu gloria, que los dones y talentos que les has dado a nuestros hijos sean usados para tu reino.

48. Oramos por los futuros conyugues de nuestros hijos. Por sus periodos de enamoramiento, noviazgo y casamiento. Prepáralos Señor para ser uno en ti, en tu tiempo perfecto, honrándose como dice tu palabra, con toda pureza porque son templos del Espíritu Santo.

49. Oramos por los niños jóvenes y adolescentes de nuestra ciudad, departamento y país. Que el poder transformador del evangelio de Jesús alcance millones alterando el curso de sus vidas y brindando sus corazones para el Señor.

50. Oramos por los niños que tienen que trabajar para sustentar sus casas. Por aquellos que son explotados por sus patrones, trabajando a veces en condiciones de esclavitud, ten misericordia de ellos Señor, pero también úsanos para llevarles el pan y el abrigo que necesitan.

51. Oramos por los niños, adolescentes y jóvenes discapacitados, aquellos que son llamados “niños especiales” porque no se pueden valer por sí mismos. Oración: Padre Santo y Señor de toda misericordia, ten compasión de nuestros niños y jóvenes con problemas para auto sostenerse, con dificultades para el aprendizaje, por aquellos que nacieron con imposibilidad en sus cuerpos y mente, tú eres su Padre, tú eres su Creador, tú tienes todo planificado para sus vidas, tú propósito sabemos que es perfecto, por eso te rogamos que los juntes en tus brazos, que los consueles, pero que les des la fortaleza para salir adelante contigo, que ellos te reconozcan a ti como su Creador, más también como su Sanador. Lucas 14:13,21; Mateo 15:30; Salmo 103:13; Salmo 116:5; Salmo 145:8.

52. Oramos para que el Señor libre a nuestros hijos del temor a enfrentar los problemas, responsabilidades y el futuro, que sean valientes, sabios y dispuestos a entregarse completamente a la extensión de tu obra. Declaramos lo que dice tu palabra; nuestros “jóvenes son fuertes, y la palabra de Dios permanece en ellos porque han vencido al maligno.” 1 Juan 2:14. Amén y amén.

Promesa para las Déboras de oración: Isaías 54:12-17
12 Con rubíes construiré tus almenas, con joyas brillantes tus *puertas, y con piedras preciosas todos tus muros. l Señor mismo instruirá a todos tus hijos, y grande será su bienestar. Serás establecida en justicia; lejos de ti estará la opresión, y nada tendrás que temer; el terror se apartará de ti, y no se te acercará. Si alguien te ataca, no será de mi parte; cualquiera que te ataque caerá ante ti. Mira, yo he creado al herrero que aviva las brasas del fuego y forja armas para sus propios fines. Yo también he creado al destructor para que haga estragos. No prevalecerá ninguna arma que se forje contra ti; toda lengua que te acuse será refutada. Ésta es la herencia de los siervos del Señor, la justicia que de mí procede —afirma el Señor—.

 

">" type="application/x-shockwave-flash" allowfullscreen="true" width="425" height="344">